¡Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor!

El mensaje de los Ángeles es la primera revelación de lo que significa aquel Niño:

⃰⃰ Se trata de una buena noticia, la mejor que jamás se ha escuchado en el mundo y causa la mayor alegría para todos los pueblos de la tierra.

⃰ La buena noticia, no es teoría brillante, sino un hecho visible y entrañable: un niño recién nacido.

⃰ Ese Niño es signo y punto de lanza de una realidad y un misterio transcendente. ¡Es el Salvador y el Señor!.

⃰ Es un signo, cuyo sentido más profundo sólo puede entenderse a la luz de la palabra. Es la palabra de los Ángeles que proclaman sobre el Niño, la Gloria de Dios y la paz a los hombres.

Santa María Soledad vivió con tanta profundidad y contemplación el Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios que en su vida leemos: marchemos, pues, con humildad al pesebre y roguemos con mucho amor al Niño Dios, presentándole cuantas penas se han pasado para que nos de fuerzas para padecer y sobrellevar todo cuanto Él quiera mandar. Él nos dará lo que mejor nos convenga para llegar al Belén de su gloria. Mas hoy pidan mucha fe, prudencia y amor a la cruz y que Él nos llene de su gracia y dulce amor para santificarnos. (Vida, Pag. 374 Zugasti)